Entendemos virus, según la RAE, como un “programa introducido subrepticiamente en la memoria de una computadora que, al activarse, afecta a su funcionamiento destruyendo total o parcialmente la información almacenada”.
Podemos llegar a afirmar que, en cualquiera de los casos, al tratarse de un virus, nuestro ordenador no está de suerte. Sin embargo, existen numerosas diferencias entre los distintos tipos de virus informáticos que pueden llegar a afectarte.

En este caso, el Ransomware, es un tipo de malware que hace que dejes de poder utilizar tu ordenador pidiéndote un rescate económico a cambio de entregar la clave de cifrado. De ahí su nombre “ransom”, porque es básicamente un secuestro de los datos.

Hay que tener en cuenta que pagar nunca es la solución.

No tendrás la certeza de que el hacker vaya a devolver todos tus archivos.

Como cualquier virus, se propaga.


En los últimos años el número de amenazas ha ido creciendo exponencialmente. Según numerosos estudios, el ransomware que ataca al entorno empresarial aumenta un 12% cada año.

La buena noticia: existen soluciones.

Y es que el 99% de nuestros casos se resuelven en tan solo 48 horas.

¡Comparte esta entrada, elige tu plataforma!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario

  1. Ramón Lozano

    Muchas gracias fue de gran utilidad este artículo!